Portada

 
Misterios del mundo  hispano
 
Eventos culturales
 
Para profundizar
Artículos y análisis
Cuentos y poesía
Traducciones
 
Música y cine
Deportes
 
Entrevistas
 
Tylko po polsku
 
Índice
Redacción
Enlaces
 

La revista on-line dE estudiantes, licenciados y profesores de la facultad de Filología Hispánica de Poznañ


 

agregame a favoritos|contacto


Internet Espejismo

Poe y Chéjov:

lo canónico y lo moderno

  

 

Juan Ricardo Gutiérrez Barradas

Universidad Veracruzana de México

©2006

 

En buena medida, todos los escritores que han surgido en el transcurso del tiempo, han aportado algo al universo literario, desde la antigüedad clásica, griegos y romanos, hasta nuestro presente siglo. Si bien existen algunos escritores que pasan sin pena ni gloria, otros autores lo hacen teorizando al mismo tiempo que lo hacen de manera creativa aportando textos valiosos dentro de los diversos géneros establecidos. Uno de los referentes más cercanos a nuestra era es el caso de Sergio Pitol, un escritor que combina en sus textos géneros literarios formando así obras híbridas de gran valor y rompiendo las estéticas tradicionales en la literatura. Sin embargo, mirando al pasado nos encontramos con Edgar Allan Poe y Antón Chéjov, dos escritores cuyas aportaciones fueron de suma importancia para el cuento, para el completo establecimiento como tal. Dos escritores de contrastes enormes en su manera de elaborar cuentos. Dos escritores que a mi parecer no se les puede dejar de lado nunca. Siempre y en todo momento, cualquier escritor que pretenda escribir cuentos, deberá acercarse a ellos. Sus textos mismos nos lo han demostrado, han sobrevivido al peor enemigo de la obra literaria, el tiempo.

 

Edgar Allan Poe nació en Boston, Massachusetts el 19 de enero de 1809. Cuando tenía un año su padre despareció. A  los  tres su madre murió. Vivió de caridad de los admiradores de ella, ya que sus padres fueron actores de teatro. Fue acogido por John Allan  y su esposa Frances Allan. En alguna ocasión dijo Cortázar que para comprender el carácter poético de Poe, hay que tener presente sus vivencias de la infancia. Poeta, primero y cuentista después, destacó en ambos géneros pero fue más reconocido por sus cuentos. Su más famoso poema es “El cuervo”, y de los cuentos más sobresalientes tenemos, entre muchos más “El escarabajo de oro”, “Metzengerstein”, “Manuscrito hallado en una botella”, “Berenice”, “Ligeia”, “El tonel de amontillado”, “El gato negro”, “El pozo y el péndulo” y “El corazón delator”. Es considerado el padre del cuento de terror psicológico y del short story (relato corto) en su país. Fue precursor asimismo del relato detectivesco de la literatura de ciencia-ficción y de la llamada novela gótica. Muere el 7 de octubre de 1849.

 

Antón Pavlovich Chéjov nació en Taganrog, Rusia, en el año 1860. En 1879, por problemas económicos, se traslada con su familia a Moscú, donde alterna los estudios de medicina con la composición de narraciones cortas para distintas publicaciones humorísticas. Gana el premio Pushkin en 1888 y con un sin fin de relatos publicados en diarios y revistas es considerado “el mejor prosista de su generación”. Cuentista, primero y dramaturgo después, destacó en ambos géneros y fue reconocido en los dos. Algunos de sus cuentos más destacados, entre muchos más,  son “El pabellón número seis”, “La dama del perrito”, “Ionitch”, “La novia”, “Casa con desván”, “Historia ruin”, “La muerte de un funcionario”, “El obispo” y  “La esposa”. En 1887, con el estreno de Ivanov, se inició en el teatro, el cual le atrajo un patrimonio considerable y gran fama mundial. Destacan también La gaviota y El jardín de los cerezos, entre otras más. En el teatro, tanto en como en el cuento, revolucionó la historia y el paradigma estético de estos géneros. Muere el 15 de julio de 1904.

 

Entre ellos podemos encontrar muchas similitudes sobre su vida. Ambos escritores sufrieron la pobreza y la riqueza, así mismo escribieron para obtener ayuda económica en revistas, periódicos y folletos de la época. En los dos la relación entre la vida y la obra, muy particular relación en cada uno, es estrecha y difícil de separar. Otra coincidencia muy singular es que ambos sufrieron desde jóvenes una enfermedad que los llevó a la muerte y que influyó en su obra. Chéjov la tuberculosis, Poe el alcoholismo.

 

Los dos incursionaron con éxito en dos géneros a los cuales aportaron obras, estilo, temas y formas que son un parte aguas para cada género. No obstante cabe hacer notar su importante y valiosa aportación al cuento. La influencia que ambos ejercieron para la revolución del cuento y su definitivo establecimiento como tal es muy importante.

 

Poe fue el primer teórico del cuento. El concepto tal como en la actualidad se concibe surge a partir de él. Estableció los primeros criterios para precisar con detalle el cuento. Así mismo, codifica racionalmente una serie de reglas para la escritura del cuento, sobre todo, lo infirió de sus problemas de creación (necesidades materiales de la publicación, limitaciones de espacio, criterios de los editores, gustos y modas literarias de la época, etc.). Para Poe, el cuento debe dar la sensación de verdad, de verosimilitud y otorgar un máximo efecto de realidad, debe ser semejante a una esfera. De la misma forma, las características del cuento para este escritor eran: a) brevedad (2 horas máximo en relación con el espacio destinado al texto y la psicología del lector), b) unidad de efecto o intención, c) la dominante de una sola anécdota (predominio de una sola línea argumental), d) intensidad, e) acción y tensión sostenidas (la primera línea debe apuntar a la última del texto) y f) final sorpresivo e inesperado. Queda así constituida la retórica del cuento clásico o canónico.

 

Muchos de los cuentos de Poe sin lugar a dudas tienen un tema gótico, y aquí cabe hacer la diferencia entre tema (individual) y tópico (universal), pues no fue únicamente él quien abordo en sus textos lo gótico. Se ha querido ver en los temas de Poe su visión del mundo. Entre los más destacados se encuentran el doble, la locura y sus diferentes variantes, el incesto (a veces sugerido), el vampirismo, la necrofilia, obsesiones dominantes, la perversidad, erotismo mórbido o enfermizo, catalepsia, el masoquismo y la muerte. Es propio destacar que en un cuento pueden confluir diversos temas, alternando uno con otro.

 

Propio de Poe es la enunciación en primera persona, un narrador homodiegético con función autodiegética usado como recurso de verosimilitud (a nivel emisor), de ambigüedad (a nivel receptor) o vacilación para el lector. La estructura que utiliza en sus cuentos está caracterizada por un proemio o introducción al tema, un desarrollo del conflicto o historia y un desenlace sorpresivo. En ciertas ocasiones el clímax es el desenlace pero en otras es el inicio de la narración.

 

Con Chéjov sucedió una revolución literaria importante en el cuento. Si bien Poe es el primer teórico del cuento y conceptualiza una teoría al respecto, naciendo de tal forma el concepto de cuento como lo conocemos hasta el día de hoy, con Chéjov se funda el cuento moderno, siendo un parte aguas de la literatura rusa y universal. Dicho autor se alista fuera de los paradigmas canónicos del cuento propios de Poe. Sus cuentos son abiertos, es decir, el final se queda en cierta medida a la expectativa del lector para que él lo imagine, rompiendo la concepción de esfera que se tenía del cuento. Dentro de sus textos, composiciones cortas y ligeras en su mayor parte, se aprecian elementos simbólicos que iluminan a todo el resto de la narración. Chéjov evita la acumulación de acciones. Las características del cuento para él eran:   a) extensión variable, b) línea argumentativa bifurcada (un cuento narra dos historias simultáneas, una visible otra oculta y sigilosa), c) elipsis y alusiones, d) tensión oscilante o subyacente, e) diferentes procedimientos constructivos (ordenación cronológica desaparece) y f) la omisión del clímax o final abierto. De esta forma, queda establecida la forma moderna del cuento, que si bien la que se establece con Poe fue influencia para Cortazar, la de Chéjov  fue para Borges.

 

Muchos de los personajes de Chéjov son médicos, esto debido a que él lo fue. Así mismo se encuentran burócratas, oficinistas, desocupados, personajes que se lamentan de su destino, pero no hacen nada, son impotentes para resolver sus problemas. En sus cuentos las conversaciones son aparentemente triviales. Fue el primero en abordar los temas no burgueses, los temas propios del pueblo. Sus personajes tienen ciertos rasgos de similitud debido al espíritu ruso, también se encuentran personajes de diferentes clases sociales (como lo hace Maupassant en sus cuentos). El reflejo social lo hace  a través de sus personajes, dotándolos de un desencanto, aburrimiento, sentimientos de culpa, soledad, de costumbres convertidas en rituales (clase media burguesa), fracaso en diferentes aspectos y frustración. Importante me parece señalarla supresión de contenidos político-ideológicos dentro de sus textos. En resumidas cuentas, retrata los signos de su tiempo. La estructura, un tanto  generalizada, de los cuentos en este autor obedece en principio a una situación inicial en donde se presenta el círculo familiar (la apariencia), después los rituales, hábitos y costumbres de los protagonistas (tedio) y el conflicto (el ser y el parecer) del cual no hay solución.

 

Una convergencia muy singular entre ambos, recurso utilizado por autores posteriores, es la relación entorno-personaje, cumpliendo un papel alegórico, simbólico, como referencia irónica de lo que sucede o está por suceder. El paisaje es fundamental en Chéjov, es apreciable una simetría entre el personaje y el paisaje, un correlato subyacente con los sentimientos. De la misma manera, en Poe el entorno es una proyección del estado anímico de los personajes. Muestra de todo lo hasta aquí dicho es La caída de la casa Usher y La novia.

 

La novia es un cuento en donde se juega con este aspecto del paisaje y su simetría con los personajes y lo que sucede o está por suceder. Existe un correlato con los sentimientos subyacentes y además juega un papel alegórico dentro de la narración. Si bien es un cuento de extensión considerable, encaja perfectamente en los aspectos que constituyen la poética de Chéjov. A lo largo del texto se aprecia un paralelismo entre el paisaje y  los sentimientos de los personajes. También es clara la estructura de los cuentos del autor arriba mencionada.

 

 “La caída de la casa Usher”, que consta de un narrador homodiegético con función autodiegética, es un cuento en el cual la relación Casa Usher-Roderick Usher se aprecia consistentemente y se siente una profunda relación entre todos los objetos de la casa con el personaje. Éste se imagina que ellos tienen la capacidad de sentir y que están ligados a la familia a punto de moldear su carácter y de controlar su destino. Los tres personajes del cuento pueden ser concebidos como símbolos que representan aspectos de la psiquis humana:

-el narrador – yo consciente y racional

-Usher – lado irracional e inconsciente

-Madeline – musa inspiradora

En este cuento, las menciones arriba hechas sobre los cuentos de Poe son constatadas de una forma significativa.

 

Estos dos autores importan de manera especial debido a lo que se ha mencionado. Si bien los dos, desgraciadamente, vivieron muy poco, ambos fueron muy fructíferos y representan un parte aguas en la literatura mundial. Ya se vio por qué, sólo resta decir y recalcar el referente tan importante en el que se han convertido este par de escritores que influyeron en muchos otros grandes de todo el mundo y que seguirán influyendo de una u otra forma, en pro de la literatura. No se debe olvidar la importancia, calidad y aportaciones al ámbito de las letras, de la literatura en sí misma de Poe y Chéjov.